El Apple Campus 2, el último proyecto idealizado y realizado por Steve Jobs

Escrito por el julio 18, 2018

Ha tardado seis años en construirse, ocupa 2,8 millones de metros cuadrados y su precio asciende a 5.000 millones de dólares. Así es Apple Campus 2, la nueva sede del gigante tecnológico y el último proyecto de Steve Jobs antes de morir. Aunque el magnate fijó su inauguración para el año 2015, las exigencias del gigante tecnológico han retrasado su estreno dos años. Todo parece estar listo. Por eso, en primavera, 14.200 trabajadores se desplazarán hasta Cupertino, California para habitar una obra que marcará la Historia arquitectónica de Silicon Valley.

Fue uno de los últimos proyectos que firmó Steve Jobs antes de morir. Lo bautizó como Apple Campus 2 y quiso que se convirtiera en la máxima expresión del gigante tecnológico. Ocupa 2,8 millones de metros cuadrados, construirlo ha llevado seis años y su precio -por el que la empresa no espera reportar beneficios- asciende a 5.000 millones de dólares.

No se trata del iPhone 10. Tampoco del Macintosh con inteligencia artificial. Es la nueva sede de Apple, un espacio de oficinas que aspira a convertirse en un símbolo de esta compañía: «No están buscando maximizar la productividad de los trabajadores o del espacio», explicaba a Reuters Louise Mozingo, profesora de la Universidad de California. «Están creando un icono«.

no de los aspectos más polémicos fue la puerta de entrada. Apple la quería completamente lisa, sin un punto específico de entrada. ¿La razón? Si los ingenieros tienen que ajustar su paso a la entrada del edificio, entonces corren el riesgo de distraerse de su trabajo.

«Pasamos meses negándonos a construir una puerta así», aseguraba un jefe de obra: «Suponía invertir mucho tiempo y dinero en una cosa que no sabíamos si iba a funcionar. Nunca antes se había llevado a cabo». Finalmente, lo consiguieron.

Lo mismo ocurrió con la señalización del Campus. En concreto, con señales como salida de emergencia o ubicación de extintores. Para establecerlas, fueron necesarias 15 reuniones. Mientras Apple apostaba por señales elegantes y sofisticadas, estéticas y minimalistas, los departamentos de emergencias recalcaban la necesidad de que éstas fuesen legibles y visibles.

La puerta de entrada de una sala de reuniones también fue fruto de debate entre la constructora Holder Construction y Rudolph & Sletten -en 2015, ésta se hizo con el mando del proyecto después de que Skanska USA y DPR Construccionesrenunciara-. Pasó un año y medio y varios modelos derribados «por imperfecciones invisibles» hasta que, por fin, se pusieron de acuerdo. ¿Uno de los principales motivos de tamaña dificultad? La única huella sobre la puerta debía ser la de Steve Jobs. «Los trabajadores llevaban guantes. Para ellos, era como un cuadro. Una reliquia que no quieres tocar», comentaba Brett Davis, encargado de esta polémica puerta.

la guinda del pastel en cuanto a construcción y arquitectura se refiere llegó con el edificio principal de Apple Campus 2 . Con forma circular -a vista de dron parece una mezcla entre una plaza de toros y una nave espacial-, este se jacta de de ser la pieza curva más grande fabricada con cristal. Estará rodeada de cientos de miles de árboles, para, según ellos, paliar la huella que dejará en esa zona el ser humano.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *



Current track
Title
Artist