Salsa, sabor y sentimiento

La generación de artistas a la que pertenece Álex Matos, que cargó la salsa sobre sus hombros para relanzarla y reposicionarla en el gusto del público en la última década, está en un punto que afortunadamente tiene posibilidades para seguir sumando audiencias dentro y fuera de República Dominicana. No hay vuelta atrás, y para el “salsero de ahora”, solo hay espacio para seguir madurando y sumar éxitos.

El 2017 no cerró hasta que el público recibió con entusiasmo salsa, sabor & sentimiento, su trabajo discográfico más reciente. Un repertorio de once canciones en el que prevalece el sello del arreglista Víctor Waill -en la mayoría de las canciones- y en menor medida, arreglos a cuenta de Jerry Grimaud, Ramón Sánchez, Josean Jacobo y Jarrengton de León.

La música, su estilo romántico y sereno, mantiene el sello que le permitió a Matos ganar notoriedad en un principio. Tienen preferencia en la selección de este álbum compositores dominicanos, una vez más, y este es un punto que el arte popular debe agradecer a este carismático intérprete. Así tenemos “Te voy a declarar la guerra” de Anthony Ríos, “Aprenderé” y “Nadie”, ambas composiciones de Olga Lara.

Hay que resaltar el trabajo de Jerry Guimaud en la canción compuesta por Anthony Ríos, sin duda, una de las canciones mejor logradas. Es tan solo una entre las once que incluye el disco, porque también es apreciable lo que Álex Matos logró con la adaptación del clásico “Tú” del legendario Manuel Alejandro. Vale la pena seguir escuchando.

El recurso de las adaptaciones, que tanto éxito sigue aportándole a los salseros de ahora, está latente en la música de este exponente que, a diferencia de otros salseros contemporáneos, suele apostar a canciones popularizadas por artistas dominicanos. Protagonismo cobran en este disco las dos propuestas de Olga Lara: “Aprenderé” y “Nadie”. El artista se arriesga y viaja en el tiempo para actualizar estas piezas que, probablemente, pueden prender en el corazón de las nuevas audiencias.

A dos voces tenemos dos colaboraciones con posibilidades apreciables. Con Míriam Cruz, que le pega muy bien a la salsa, Matos grabó “Un mundo para dos”, composición de Pavel Núñez. Una unión que logra un trabajo muy emotivo, gracias al romanticismo que sabe concebir Pavel. La  segunda colaboración es cortesía de Yanfourd, “¿Quién controla el amor?”, otra canción muy bien trabajada.

Álex Matos libra sus batallas creativas con una mezcla inteligente en la que predomina el ‘feeling’ de los compositores dominicanos con clásicos musicales de la escena internacional. “Tú”, de Manuel Alejandro, como dijimos, pero también engancha con “Poquita fe” de Bobby Capó y “¿Cómo lo hizo?” de Silvestre Dangond. “Este amor”, de Primitivo Santos, arranca en tiempo de bolero y asume personalidad salsera, dando paso al último track, “Lo malo se va bailando”, la canción más popular entre todas las que componen este álbum que es una declaración a favor de la buena música.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*